Menu
Pediatría

Deformidades de la cabeza: la plagiocefalia postural

Los trastornos en la forma y tamaño del cráneo de los bebés son un problema relativamente frecuente y generalmente benigno.

¿Qué es la plagiocefalia postural?

Se trata de una deformidad de la parte posterior de la cabeza, que se produce en los primeros meses de vida, consistente en el aplanamiento de la región occipital e incluso parietal.

Es importante reconocer los niños afectados por una craneosinostosis verdadera, ya que el tratamiento y el pronóstico son muy diferentes.

¿Qué es una craneosinostosis verdadera?

La craneosinostosis es una deformidad de la cabeza del bebé que se produce por el cierre precoz indebido de las suturas que separan los huesos del cráneo de un bebé, lo que impide que el cráneo crezca de forma normal. La forma de la cabeza depende de qué suturas están afectadas.

¿Por qué se produce la plagiocefalia postural?

Después del nacimiento son numerosas las causas que pueden ocasionar esta deformación por moldeamiento: una posición elegida por el bebé, el apoyo sistemático de la cabeza en la región occipital de un lado o bilateralmente, durante el sueño o en períodos de despertar, la utilización constante de los carritos portadores de los bebés, con el niño apoyando siempre la cabeza de la misma forma.

Otras causas pueden ser la presencia de tortícolis, estrabismo e incluso lesiones cerebrales que favorecen la aparición de una plagiocefalia al disminuir la motilidad espontánea del niño.

A finales del siglo pasado se desarrolló a nivel mundial una campaña de divulgación para intentar disminuir el número de casos de “muerte súbita del lactante”. En esta campaña se recomendaba que los niños, que hasta entonces habitualmente dormían boca abajo, fueran colocados boca arriba para dormir. Como resultado, algunas estadísticas destacan que se consiguió disminuir la mortalidad hasta en un 40%, por lo que actualmente no parece aconsejable cambiar una estrategia que ha tenido tanto éxito. Sin embargo, como consecuencia del hábito de dormir «boca arriba», se ha multiplicado el número de bebés con plagiocefalia posicional.

¿Cómo se previene?

Los niños deben dormir boca arriba y los padres pueden alternar la postura de su cabeza hacia el lado izquierdo y hacia el derecho… al menos mientras se dejen.

Cuando esté despierto, es recomendable que el niño esté boca abajo durante algún tiempo.

También es bueno tenerlo en brazos y jugar con él, evitando así apoyos prolongados de la cabeza en la misma posición.

Cambiar la posición de la cuna de manera que el bebé tenga que rotar la cabeza hacia el lado contrario de la parte aplanada de la cabeza cuando intente mirar a los padres o a lo que le pueda llamar la atención dentro de la habitación.

El bebé debe estar poco tiempo en las sillitas en las que mantiene una postura fija de la cabeza. Esta situación es más evidente en las sillas que se utilizan indistintamente para su reposo y como dispositivos de retención en los automóviles.

¿Qué pronóstico tiene?

En general la mayoría de los bebés con plagiocefalia postural mejoran en 2 a 3 meses si se llevan a cabo medidas posturales adecuadas.

Si, a pesar del tratamiento postural, la deformidad no mejora o incluso empeora, se puede considerar la consulta a los 5-6 meses con un neurocirujano.

La deformidad postural no produce ninguna alteración neurológica que pueda afectar al cociente intelectual ni mientras sea un bebé ni en el futuro.

Ortesis craneales:

El tratamiento con ortesis craneal (bandas o cascos) puede ser adecuado en aquellos niños que no mejoren con las medidas de educación postural y fisioterapia. La respuesta más idónea a este tipo de tratamiento se obtiene a partir de los 4 o 5 meses de edad y hasta un límite de 12 meses.

Unidad de Pediatría HLA Vistahermosa

Pide cita vía mensaje WhatsApp al 696354290