Menu
Pediatría

Fimosis

La fimosis en un tema que genera muchas dudas a los padres siendo un motivo frecuente de consulta con el Pediatra. El manejo de la misma, ha ido cambiando con los años , persistiendo actitudes que pueden ser perjudiciales para el niño.  Con esta articulo espero aclarar   algunos conceptos y ayudar a los padres.

¿Qué es la  fimosis?

La Fimosis es la estrechez del prepucio que dificulta o imposibilita la retracción de la piel sobre el glande.

¿Es normal tener fimosis?

Hay una fimosis fisiológica, es decir, que es normal hasta los 3 –  5 años de edad y NO precisa ningún tratamiento.

A  partir de los 3 años, se van separando  el prepucio y  el glande,  debido a las erecciones espontáneas y al acumulo de restos epiteliales ( esmegma). Esto  produce una dilatación progresiva del glande que permite la retracción completa y  la resolución espontánea en el 90 % de los casos a partir de los 5 años y a los 17 años el 99% de los adolescentes pueden retraer el prepucio sin dificultad.

Otro tipo de fimosis es la  fimosis adquirida que suele ser secundaria a procesos inflamatorios o infecciosos que producen cicatrizaciones en el prepucio que impiden la retracción. El tratamiento de este tipo de fimosis suele ser quirúrgico.

Hay diferentes Grados de fimosis:

Grado I:  retracción completa del prepucio con anillo fibrótico en el borde..

Grado II: retracción parcial del prepucio.

Grado III:: retracción del prepucio que solo permite ver el meato uretral.

Grado IV: fimosis puntiforme que imposibilita retraer el prepucio.

¿Todos los problemas que hay en el pene son fimosis?

Hay que diferenciar la fimosis de las adherencias balano-prepuciales y los quistes de esmegma, motivo por el que consultan los padres en muchas ocasiones con el Pediatra.

En las  adherencias balano-prepuciales:  el prepucio está pegado al glande y no se puede bajar  por completo. Muchos padres  piensan que su hijo tiene fimosis. La mayoría de los casos no necesitan tratamiento. El despegamiento de las adherencias es un proceso natural y suele ser asimétrico, con zonas pegadas y otras despegadas.

También son frecuentes los quistes de esmegma  que son tumoraciones formadas por la descamación de las células epiteliales y la producción de sebo que quedan englobadas por las adherencias balano-prepuciales. Con la resolución de las adherencias se eliminan las sustancias retenidas y desaparece el quiste.

¿Cómo se trata la fimosis?  Hay dos tipos de tratamiento:

Tratamiento médico:

Está indicado a partir de los 4 años  de edad o antes, si existen complicaciones.

Consiste en aplicar una fina capa de  corticoides a dosis bajas ( Betametasona al 0,05% )  en el ⅓ distal del prepucio cada 12 h  con retracciones progresivas suaves durante 4-8 semanas. Este tratamiento tiene una efectividad  entre 80-95%.

En caso de no presentar mejoría o recidiva, se puede repetir otro ciclo.

Es muy importante que tras la retracción, el  prepucio se  deje siempre hacia arriba (en la posición de no retracción) para evitar la parafimosis  que  es un edema del glande y el prepucio  al actuar el anillo fimótico como un torniquete, siendo ésta una  situación de urgencia.

Tratamiento quirúrgico:

Se debe remitir al cirujano a los niños a partir de los 4 – 7 años con fimosis primaria que no han tenido respuesta a 2 ciclos de tratamiento médico o antes de los 4 años si presentan:  una fimosis secundaria o una fimosis primaria complicada, es decir, que tengan:

. Dificultad para la micción ( globo prepucial).

. Infecciones de orina de repetición.

. Fimosis puntiforme con episodios de balanitis.

. Niños que han tenido parafimosis.

. Niños mayores con dificultad y/o dolor en las erecciones por no  descender  el prepucio.

Dra. Mariola García Baeza

Coordinadora Unidad de Pediatría HLA Vistahermosa