Menu
Pediatría

¿Qué hacer ante el dolor abdominal en niños?

¿QUÉ ES EL DOLOR ABDOMINAL?

Es una sensación de molestia, malestar o queja que el niño refiere en la zona entre el pecho y los huesos de la cadera.
Contiene varios órganos: estómago, hígado, bazo, páncreas, riñones, apéndice, sistema urinario y reproductor.
Es muy frecuente y suele estar relacionado con muchos procesos casi siempre benignos (estreñimiento, gases, diarrea,» nervios»…)
Algunas enfermedades que no están localizadas en el abdomen pueden provocar dolor abdominal (anginas, otitis, neumonía…)
Al ser una sensación no podemos medirla, debemos de guiarnos por lo que el niño dice, síntomas y los factores acompañantes.

¿QUÉ DEBEMOS DE TENER EN CUENTA?

  • Edad.
  • Antecedentes de episodios similares, alimentos consumidos, medicamentos tomados, enfermedades o intervenciones previas, golpes o caídas recientes.
  • Tiempo de evolución.
  • Modo de presentación: súbito o lento, continuo o intermitente.
  • Localización: si es generalizado difuso o mas centrado en una zona.
  • Características: intensidad y duración.
  • Síntomas acompañantes: fiebre, vómitos, deposiciones duras o blandas líquidas, estado general, molestias urinarias o ginecológicas, dolor de cabeza, síntomas respiratorios.

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

La causa del dolor puede estar en el abdomen o fuera de él.

Según el tiempo de evolución puede distinguirse en :

1- Dolor abdominal agudo: es intenso y de corta evolución.
De causa abdominal: la mas frecuente es la gastroenteritis. Se deben descartar traumatismos, invaginación intestinal, y apendicitis.
De causa extra-abdominal: intoxicaciones, infecciones de otros órganos (neumonía, amigdalitis…),puede tener una causa orgánica o no.

2- Dolor abdominal crónico, continuo o intermitente.

Causa orgánica: reflujo gastroesofágico, úlcera, estreñimiento, celiaquía, alergias alimentarias, enfermedad inflamatoria intestinal, infecciones por parásitos, fármacos.
Causa funcional: es un dolor real no causado por un problema médico. Puede afectar a la vida diaria y empeorar por estrés.
– Dispepsia funcional: dolor en la parte alta del abdomen, saciedad o sensación de plenitud.
– Intestino irritable: dolor relacionado con la defecación y cambios en la frecuencia y apariencia de las deposiciones.
– Migraña abdominal: dolor intenso alrededor del ombligo, se acompaña de nauseas, vómitos, cefalea, fotofobia, palidez….
– Dolor abdominal funcional no especificado: no puede incluirse en ninguno de los anteriores ni se debe a otra enfermedad.

¿QUÉ SE DEBE HACER EN CASA?

– Valorar la intensidad, si el niño juega, si desaparece al dormir, le despierta por la noche o le obliga a reposar.
– Deje que el niño haga su actividad normal.
– Observar el número y consistencia de las deposiciones.
– En principio mantener una dieta normal, sin forzar a comer.
– Observar si se asocian otros síntomas: vómitos, fiebre, cambio de color orina o heces.
– No usar medicamentos sin consultar a un pediatra.
– Si el niño se queja de forma habitual de dolor abdominal. principalmente matutino, que no deje de ir al colegio.

¿CUÁNDO HAY QUE IR AL PEDIATRA?

– Cuando el dolor aumenta, empeora con el tiempo despierta al niño por la noche.
– Si se acompaña de vómitos.
– Si las heces son blancas o negras.
– Cuando hay pérdida de peso.
– Si tiene dificultad para tragar.
– Si hay síntomas a otros niveles (dolor articular, tos, molestias al orinar, lesiones en la boca…..)

¿CUÁNDO SE DEBE DE ACUDIR A URGENCIAS?

– Si tiene mal estado general, decaimiento o palidez.
– Si el dolor es continuo, muy localizado ( o en el lado derecho del abdomen), va en aumento y dificulta su actividad normal o el sueño, si el abdomen esta tenso, duro o hinchado.
– Si hay vómitos continuos, verdosos o con sangre, si hay deposiciones negras o con sangre.
– Si se ha operado recientemente del abdomen o ha tenido un traumatismo.

Dr. Rafael Sánchez Álvarez

Pediatra HLA Vistahermosa.

Pide cita vía WhatsApp al 696354290